Nos situamos en Francia, en la localidad de Arlés, donde ve pasar el tiempo el llamado teatro antiguo construido en el siglo I a.C. y finalizado durante el principado de Augusto. Inicialmente tenia capacidad para 10.000 localidades y fue de los primeros construido con piedra. 

Durante el verano es utilizado para varios festivales.