Estamos en Francia, en la ciudad de Orange (en tiempos de Roma se llamaba Arausio), aquí se encuentra el teatro mejor conservado de Europa y el tercero mejor del mundo, fue construido en el siglo I de nuestra era, durante el principado de Octavio Augusto. Con una capacidad para 10.000 espectadores, estaba organizado de forma que las diferentes clases sociales no se mezclaran. El teatro de Orange siempre ha tenido uso de un tipo o de otro, de ahí que este bien conservado, su función principal quedó clausurada en el siglo IV con el auge del cristianismo y recupero su función principal en el siglo XX. 

Como nota curiosa Orange está muy cerca de donde se produjo la Batalla de Arausio, donde los cimbrios y teutones infringieron una de las mayores derrotas a la República de Roma.